Alex Sobrino

Blog personal...

La importancia de conocer algo

jander | 25 Enero, 2010 20:11 | del.icio.us meneame.net technorati.com

Durante una semana y media, más o menos, he conducido una furgoneta. Ha sido la típica Citroen Berlingo 2.0 HDi con matrícula BDZ, un par mallorquín de años encima y unos 250.000 km. Son los trastos más simples, pero a la vez, mejor pensados que hay. Realmente, vienen con una mierda de equipamiento, no tiene ninguna comodidad, no tiene ningún embellecedor (ni mucho menos, toda la chapa está "a pelo"!), el motor no saca más de 90 CV, ni los asientos te recogen bien, ... Aún así, ir en una furgoneta mola! No se como explicarlo, pero es bastante divertida. Supongo que es básicamente debido a su poco peso vacía, la configuración de suspensión y a un par de motor decente, hacen que cualquier giro o acelerón se note más. Es simplemente eso, una sensación, pero mola.

Aunque lo parezca, el post no va sobre mi experiencia de conducción con una furgoneta. El hecho es que esta furgo, tras muchos palos, viajes, cajas, y demás malos tratos que habrá recibido durante 250.000 km tenía el cuenta revoluciones roto. No es ningún trauma, ya que el motor hace una escandalera a cafetera industrial, el habitáculo no está insonorizado que digamos, y todo ello hace que sea muy fácil e intuitivo saber sobre qué régimen aproximado se está llevando al motor.

Hasta aquí todo fantástico. ¿Qué pasa cuando realizas viajes cortitos, de un par de kilómetros, y la aguja del depósito apenas baja de 1/4? Pues piensas en "qué poco consume esta furgo, fijo que estoy haciendo un 4l de media a lo Javier Costas". Imaginaos la escena de andar con la furgoneta llena de cajas con objetos personales de valor, tanto monetario como sentimental, por el centro de una calle de un único carril. Para rematar la cosa, una calle con un tráfico denso, situada en uno de los barrios más inseguros de Palma. Estando parado completamente, empezó a venir unas vibraciones intensas, que daban miedo, y que provenían del motor. De repente, el silencio. El motor se apaga.

Pues sí, el depósito estaba vacío. Me había quedado parado en medio de una calle transitadísima, con una furgoneta hasta arriba de cajas y a 1 ó 2 km de la gasolinera más próxima. No podía dejar la furgoneta ahí parada, por dos motivos. El primero, es la que iba a armar en cuanto a tráfico (ya estaba bastante mal la cosa sin que yo molestase...). Y el segundo, es que seguro que al volver no me encontraría con ninguna caja.

Por suerte pude arrancarla de nuevo, y llegar, aún no se como, hasta la gasolinera más próxima y llenar el depósito. Eso sí, el camino se me hizo una eternidad. Se me apagaba el motor prácticamente cada vez que iba a ralentí, así que tenía que mantenerlo mínimamente revolucionado. Y ahora lo pienso, y menuda gilipollez, así estaba consumiendo aún más de las pocas gotas que debían quedar! Creo que, a menos que alguien haya pasado por algo así, no se puede imaginar cómo vibraba todo. Al arrancar, tras cada mini parón provocado por el tráfico, aquello pegaba unos bandazos que prácticamente desplazaban la furgoneta unos cuantos pasos.

En fin, al final se solucionó y saqué algo en claro. Y es que si no conoces bien algo, no te fies... Porque llego a saber que la aguja del depósito se atasca cuando llega a 1/4 y hubiese ido a visitar la gasolinera antes ¬¬

Comentarios

 

Re: La importancia de conocer algo

J. Toni Ruiz | 26/01/2010, 01:39

Si, pero no has mencionado que la matrícula de la furgo significa Bola de Dragón Z, que es lo más importante

 

La nueva de Almodovar

davicu | 24/09/2011, 00:39

Menuda Historia parece sacado de una peli de almodovar...

 

Human Body Information

Human Body Information | 05/04/2012, 06:59

If you're scent is from Bed Bath and Body Works I need you to go that way ------>

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
Con soporte para Gravatares
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb